Viernes, 07 Agosto 2020

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy58
mod_vvisit_counterEste mes4065
mod_vvisit_counterTotal Visitas603683

Minería de carbón, una profesión de especialistas

Adriano Acosta Torres tiene 41 años, de los cuales lleva 25 trabajando en minería de carbón. Cuenta que en ese tiempo no habían los controles de seguridad que existen hoy en día y por eso empezó cuando era menor de edad. “Seguimos en esta profesión porque ya tenemos la experiencia y las condiciones son cada vez más responsables”, recalca el trabajador.

 

Para Adriano, esta actividad le ha permitido lograr varios sueños, como tener su casa propia y una familia: un hogar con tres hijos; mellizos de 9 años y una niña de 15. “Gracias a la minería he conseguido todo y mi familia se siente orgullosa de lo que hago”, dice.

 

Adriano hace parte de los 80 trabajadores de la Mina Alejandría, ubicada en la vereda El Chorrillo, en límites entre los municipios de Cogua y Tausa, una de las explotaciones de carbón más tecnificadas de la región.

 

Como parte del bienestar laboral, los trabajadores descansan todos los domingos y un fin de semana completo cada 15 días Foto: La Villa.

 

Esta mina cuenta con dos turnos: uno de operación y otro para mantenimiento. “Estamos trabajando con un primer turno de producción (de 6 de la mañana a 2 de la tarde) y un segundo para mantenimiento de la mina. Producimos, en promedio, 3.500 toneladas mensuales con solo ese turno de trabajo”, cuenta el ingeniero de minas Carlos Fernando Silva, jefe de operación.

 

Nicacio Arévalo hace parte del primer turno, que concentra el mayor número de trabajadores -entre la operación y el apoyo-. Lleva siete de sus 27 años en esta labor y al igual que muchos de sus compañeros, se siente cómodo en esta profesión. “Me siento muy satisfecho. La minería es una forma de trabajo agradable y aquí se nota que lo importante no es solo es extraer el carbón, sino hacerlo bien, ¿y cómo se logra? que nosotros estemos bien”, señala el joven empleado.

 

Reducción del impacto ambiental, generación de empleo local, directa e indirectamente y el aumento de recursos económicos en zonas de influencia, son algunos de los objetivos de la denominada ‘Minería Bien Hecha’. Foto: La Villa.

 

Para Nicacio, su experiencia como minero no le permite entender este oficio como ilegal, ya que solo ha trabajo en minas “con estándares de seguridad y responsabilidad altos”.

 

Antes de cada turno, el personal recibe una charla de seguridad, realizan ejercicios de calentamiento previo y las respectivas indicaciones para su trabajo, que con el paso de los días, se vuelve una rutina que no puede faltar.

 

Adriano Acosta Torres tiene 41 años, de los cuales lleva 25 trabajando en minería de carbón. Foto: La Villa

 

Portar los implementos de seguridad es un regla innegociable en esta profesión. Botas, casco, mascarilla con respirador, overol con reflectivos y guantes, son parte de los elementos básicos. “Ya dependiendo del cargo, se habla de elementos más específicos. Por ejemplo: las gafas para el picador o los protectores auditivos para el personal expuesto ruidos intensos”, explica Silva.

 

Superación

 


Para el jefe de operación de Alejandría, la minería ha alcanzado niveles de desarrollo y sofisticación muy altos y el minero un crecimiento profesional; y cita su experiencia personal.

 


“Le debo mi vida a la minería porque ha sido la escalera para poder surgir. Yo empecé como técnico de minas del Sena, hice la práctica, trabajé y tuve la oportunidad de graduarme en ingeniería y ahora estoy terminando una especialización en Gestión de Operaciones Mineras con la Cámara Minera del Perú. Esto es el fiel testimonio que se puede avanzar”, señala Silva.

 

Antes de entrar el personal recibe su charla de seguridad, ejercicio de calentamiento previo al turno, el despacho, las indicaciones de coordinación de trabajo y operación del día. La Villa.

 

Pero no fue la única historia que conocimos. Como bendita entre los hombres encontramos a Camila Díaz, quien con apenas 19 años de edad, está a dos meses de completar su primer año en esta profesión.

 

Aunque no desempeña una actividad ruda, su papel es de vital importancia. Como tecnóloga en electricidad industrial del Sena, su responsabilidad recae en el mantenimiento y monitoreo de los flujos eléctricos de la mina, y dice sentirse como pez en el agua, porque de acuerdo con ella, se siente cómoda y respaldada. “No llevo mucho, pero desde pequeña quise hacer esto y me seguiré preparando para aprender cada vez más”, recalca.

 

Para el tipo de minería que desarrolla, la herramienta principal es el martillo neumático. Foto: La Villa.

 

Al preguntarle sobre cómo es trabajar en un oficio en donde la mayoría son hombres, la joven tecnóloga no duda en responder que la época en donde se etiquetaba a la minería a un solo género ya pasó. “Cada vez más vemos mujeres en procesos operativos y técnicos, así que no puede ser una actividad excluyente”, apunta Camila.

 

Y sí, aunque en Alejandría la mayoría de su personal son hombres, Camila no es la única mujer. Cerca del 8 por ciento de los trabajadores son mujeres.

 

La minería es una de las principales fuentes de empleo en la región. Foto: La Villa.

 

“La minería es una de la actividades económicas que mayor desarrollo le trae a la región y vemos varios mitos entorno a ella. Las minas que trabajan de manera ilegal, dañando el medio ambiente y poniendo en peligro a sus trabajadores, no se le puede llamar minería”, concluye Silva.

 

REDACCIÓN LA VILLA

 

Articulo obtenido de la villa.com.co