Domingo, 17 Noviembre 2019

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy190
mod_vvisit_counterEste mes6731
mod_vvisit_counterTotal Visitas458555

Mineros de Cundinamarca y Boyacá unen voces en protesta por masivo cierre de minas

En un conversatorio, organizado por Fedecundi, funcionarios de la Agencia Nacional de Minería (ANM), escucharon inconformidades.

 

Aurora Castillo es una mujer de 42 años que hace parte de una familia de tradición carbonífera del municipio de Guachetá, en Cundinamarca. Ellos tienen un contrato de concesión minera con licencia para explotar cuatro minas de carbón, las cuales fueron suspendidas el pasado 21 de diciembre de 2017 por la Agencia Nacional de Minas (ANM) por no contar con un Plan de Manejo Ambiental aprobado por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR).

 

Tener en trámite el documento expedido por la CAR, que le certifica el manejo ambiental, no fue suficiente para que los funcionarios de la ANM, que realizan las fiscalización (revisión), le permitieran continuar explotando el mineral. “Venimos tramitando desde hace mucho tiempo ese documento ante la CAR y aún no tenemos la resolución de aprobación”, dice.

 

Menciona también que la ANM no tiene en cuenta a los pequeños mineros que vienen adelantando un proceso de transición a una minería competitiva que cumpla con todas las normas. “No ven todo el proceso que se ha venido tramitando, que estamos en el programa de formalización minera y que atendemos lo que debemos cumplir para tener este licenciamiento, pero los profesionales de la ANM no nos lo toman en cuenta para nada”, recalca.

 

Ya han pasado cuatro meses y las minas de Aurora siguen cerradas y sin derecho a realizarle algún tipo de mantenimiento. “Es demasiado tiempo y somos consientes que la CAR no ha emitido la resolución, pero estamos solicitando desde el mes de enero que la ANM nos apruebe el sostenimiento, porque nos dejó suspendido sin mantenimiento y una mina todos los días necesita trabajar en ella”, señala Aurora.

 

Sin embargo, el problema no termina ahí. Aurora tiene a 85 empleados que desde esa fecha los ocupa en actividades de superficie haciendo otras labores. “Si yo los suspendo me van a venir otra cantidad de demandas laborales”, culmina.

 

Esta situación se repite con otros pequeños y medianos empresarios mineros que vienen siendo testigos de suspensiones y cierres por parte de ANM por diferentes razones.

 

A raíz de esta problemática, que para el gremio minero es considerada como grave, la Federación de Productores de Carbón de Cundinamarca (Fedecundi), organizó un conversatorio con representantes del sector, la ANM, el Ministerio de Minas y Energía, la Gobernación de Cundinamarca y demás asociaciones de Boyacá y Cundinamarca, para exponer la situación y buscar soluciones.

 

El evento se desarrolló en el auditorio de la Universidad de Cundinamarca, en Ubaté. Allí, los mineros del departamento expresaron su malestar por el cierre de minas realizado por la Agencia Nacional de Minería (ANM). La Villa.

 

En este encuentro, que contó con masiva asistencia, se trataron temas puntuales de cada empresario, además del Decreto 1886, que para muchos mineros es una norma estricta que no les permite de manera progresiva ajustarse a cada exigencia.

 

Entre los motivos de suspensión de labores está: no tener auto rescatadores (diseñados para la protección respiratoria individual en caso de emergencia), puertas con un mínimo de 1.80 metros, no contar con circuito de ventilación y sistema de vertimientos, además de no tener aprobado un Plan de Manejo Ambiental, casos que para ANM son de riesgo inminente.

 

Para la asesora de Fedecundi, la abogada Martha Mejía, existe un vacío entre lo que se considera “riesgo inminente” y “medida preventiva”, ya que muchas de los causales de suspensión se pueden solucionar si se diera el plazo y acompañamiento necesario para subsanar la falla sin interrumpir la actividad, que es el principal reclamo del empresario minero.

 

Sobre las demoras en las respuestas de las suspensiones, la ANM indicó que no tienen capacidad operativa de respuesta, porque no hay personal suficiente para responder y tramitar. “No puede ser que a mi me suspenden, yo subsané el requerimiento, pido el levantamiento y demoran cinco a seis meses sin que me resuelvan”, puntualiza Mejía.

 

Punto en que coincide, Fernando Pinzón, Presidente de la Federación, quien señala que el perjuicio para el pequeño minero es grande. “El tema complicado es la falta de personal que tiene la ANM para resolver los casos en resolución. Minas que están cerradas durante más de tres meses sin poderles hacer mantenimientos, sin ningún tipo de operación”, especifica el directivo.

 

Por su parte, el director Ejecutivo de Fedecundi, Alfonso Escobar, dijo que el cierre de una mina perjudica tanto al minero como al Estado, “porque vienen los problemas sociales, como lo estamos denunciando; que son de un costo altísimo. Significa acabar con la competitividad de un sector, afectando la economía de una región, la regalías, el empleo, el desarrollo social y económico de los trabajadores, porque no estamos hablando de una minería de ayer. Tenemos un objetivo común: que es explotar de forma eficiente un recurso que pertenece al Estado”, señala.

 

En el conversatorio, cada minero afectado expresó sus inconformidades, las cuales fueron recibidas por Fedor Pumarejo, ingeniero del Área de seguimiento y Control de la ANM, quien dijo que están tomando medidas de mejoramiento y mejor atención. “Nuestro principal socio es que es el titular minero. Todas las quejas y recomendaciones se elevarán a la vicepresidencia de Seguimiento y Control para darles trámite a la resolución”, recalca.

 

Para Pinzón, este fue un espacio muy importante que ha abierto la Federación para establecer “un diálogo cordial, serio y sincero” donde se buscó llegar a un punto de encuentro con todas las reglamentaciones que afectan al trabajador, en primera medida, como al empresario.

 

“Quedó claro para los funcionarios de la ANM y del Ministerio de Minas que nos acompañaron, que existen las reglamentaciones, pero en la forma de aplicarlas se han excedido, tema que han reconocido. Nosotros estamos trabajando intensamente para darle solución a estos temas y este espacio le abrió el conocimiento a los empresarios mineros que están, y no, federados, del trabajo que ha hecho Fedecundi por el beneficio de la industria”, culmina Pinzón.

 

Al finalizar el conversatorio, que se extendió por mas de seis horas, se propuso otro encuentro, en el que además haga presencia la CAR, para que de respuesta de las inquietudes del gremio sobre el tema ambiental.

 

Jorge Suárez Celis

Articulo obtenido de REDACCIÓN LA VILLA  lavilla.com.co